CCIVActividadesCulturaNovedadesEuro MuslimEnlacesMapa Web
Horarios del azaláTraducción del noble CoranFuentes del IslámTemas Islámicos
Conceptos Básicos del IslamLegislación IslámicaDerecho islámico y fetuasGlosario
           
Introducción al
islám
Introducción general a las ciencias del islám

 

El mes sagrado de Ramadan

En el nombre de Allah, el compasivo, el misericordioso

Es el mes de ramadán, en que fue revelado el Corán como dirección para los hombres y como pruebas claras de la Dirección y del Criterio. Y quien de vosotros esté presente ese mes, que ayune en él. Y quien esté enfermo o de viaje, un número igual de días. Alá quiere hacéroslo fácil y no difícil. ¡Completad el número señalado de días y ensalzad a Alá por haberos dirigido! Quizás, así seáis agradecidos. (Sagrado Corán, 2:185)

"Su principio es misericordia, su medio es perdón y su final es la liberación del Fuego",
dijo el Mensajero sobre el mes de Ramadan

 

Salat at-taraweeh: la oración nocturna durante Ramadan

También se conoce como "Qiyam de Ramadan". Sala at-taraweeh o Taraweeh significa, literalmente, la "pausa entre las oraciones individuales", y es por que se reza una serie de 11 rakaat con pausas después de las cuatro primeras y las cuatro segundas, para terminar después de la oración impar de 3 rakaat. Es una oración voluntaria que se reza después del aishaa (oración obligatoria de la noche).

Durante el mes de Ramadan las prácticas islámicas revisten gran importancia, pues en este mes, bendito más que cualquier otro, Allah hizo descender el Corán desde la Tabla Protegida (Lawh al-Mahfuz) hasta la Casa de la Majestad (Bait al-Izza) en el cielo inferior.

En un hadiz narrado por Aurwa, dijo Aisha que el Mensajero de Allah salió en mitad de la noche y realizó la oración en la mezquita y algunos hombres oraron con él. Por la mañana, la gente habló de ello y entonces un número mayor de ellos se reunieron y oraron con él (la segunda noche). A la mañana siguiente de nuevo la gente habló de ello y la tercera noche la mezquita se llenó con gran número de gente. El Mensajero de Allah salió y la gente oró con él. La cuarta noche la mezquita rebosaba de gente y no podían acomodarse allí, pero el mensajero de Allah sólo salió para la oración del amanecer. Cuando terminó esta oración, recitó el Tashahud y (dirigiéndose a la gente) dijo: Vuestra presencia no me era desconocida, pero temí que la oración nocturna (qiyam) se os hiciese obligatoria y no pudieseis continuarla. Así, cuando el Mensajero de Allah murió, la situación continuó de este mismo modo".

Ibn Shihab dijo: "El Mensajero de Allah murió y la gente continuó haciendo aquello (e.d.: la oración individualmente), y siguió así durante el califato de Abu Bakr y durante los primeros días del califato de Umar" (relatado por Bujari).

Carácter voluntario y colectivo

Vemos, pues, que taraweeh se instituyó como oración voluntaria para no abrumar a la comunidad. También hay que tener en cuenta que existe ya un precedente para la celebración colectiva de esta oración, pues también en comunidad se rezó las primeras veces.

Otro hadiz narrado por Bujari cuenta que Abdurrahman Ibn Abdal-Qari contó: "Salí en compañía de Umar Ibn al Jattab una noche de Ramadan hacia la mezquita y (allí) encontramos gente orando en grupos diferentes, de forma que Umar dijo: "En mi opinión, sería mejor reunirlos a todos para hacer la oración conjuntamente". Y se reunieron tras Ubayy ibn Kaab. Entonces, otra noche, salí de nuevo en compañía suya y la gente estaba orando tras su Qari. Ante ello, Umar señaló: "¡Qué excelente bidaa es esta! Y el Qiyam que no hacen, sino que duermen a esa hora, es mejor que el de esta hora." Se refería a que es mejor el Qiyam en la última parte de la noche, cuando en aquellos días la gente solía rezar en la primera parte de la noche. Existe un hadiz recogido por Muslim que nos cuenta que los ángeles son testigos de la oración al final de la noche y es, por tanto, preferible. Aunque Umar también conocía las dificultades que ello implicaba, y por esto optó por la oración al principio de la noche, tras el Imam, pues dice otro hadiz que el Profeta dijo: "Ciertamente si un hombre realiza la oración con el imam hasta que esté completa, le será contado como si orase toda la noche". (Abu Dawud).

Once rakaat según la sunna del Profeta

Abu Salama Ibn Abderrahman preguntó a Aisha: ¿Cómo era la oración del Mensajero de Allah en Ramadan?. Ella contestó: "No rezaba más de once rakaat, ni en Ramadan ni en otro mes. Solía rezar cuatro rakaat, no se puede describir su belleza ni su longitud, y saludaba, y luego cuatro rakaat más, no se puede describir su belleza ni su longitud, y saludaba, y luego tres rakaat más (witr)" (Muslim). En este hadiz se aclara que el Profeta nunca rezó más de once rakaat, fuera Ramadan o no. En la certeza de que la práctica del Profeta es la mejor, es obvio que debemos seguir este número establecido en la sunna y no querer innovar ni diferenciarnos de la tradición del Profeta.

Allah, ensalzado sea, ha ordenado a sus siervos adorarle mediante diversos actos. Cuando buscamos el acercamiento a Allah, mediante estos actos, obligatorios o voluntarios, vemos que las oraciones voluntarias, según el Corán y la sunna, son más apreciadas en las horas nocturnas:

Los siervos del Compasivo son los que van por la tierra humildemente y que, cuando los ignorantes les dirigen la palabra, dicen: «¡Paz!». Pasan la noche ante su Señor, postrados o de pie.. (Sagrado Corán, 25:63-64)

. Se alzan del lecho para invocar a su Señor con temor y anhelo y dan limosna de lo que les hemos proveído. (Sagrado Corán, 32:16)

 

Índice

Consulta también:

[Introducción][Fuentes del Islam][Conceptos básicos][Historia del Islam][Glosario]

 

           
Copyright © 2008 - CCIV - info@webcciv.org Tel. 963 603 330 - Fax. 963 620 691