La aparición de restos de la muralla árabe obligan a paralizar las obras del Temple

05/04/2013- Fuente: www.levante-emv.com
José Parrilla – Valencia


Los trabajos arqueológicos también han sacado a la luz dos torres y paredes de viviendas decoradas con pinturas murales.

Esqueletos hallados en enero junto a la muralla.

Los trabajos de rehabilitación del Palacio del Temple han puesto al descubierto un tramo de la muralla árabe, dos torres y parte de unas viviendas islámicas decoradas con pintura mural, lo que ha obligado a paralizar las obras y a replantear todo el proyecto. El nuevo edificio de oficinas, el aparcamiento y las conducciones generales están directamente afectadas por estos restos, que serán protegidos y conservados.

Las obras de rehabilitación del Palacio del Temple, sede de la Delegación del Gobierno en la Comunitat Valenciana, comenzaron el pasado 18 de julio con un presupuesto de 6,8 millones de euros y un plazo de ejecución largo: 30 meses. El objetivo es acondicionar el edificio construido en 1791 para usos administrativos. Se retirarían sobretechos, se mejorarían las conducciones para hacerlo más habitable, se derribaría todo el espacio nuevo donde estaba la Oficina de Extranjería y en la parte de atrás, en el patio, se construiría un aparcamiento y un edificio de uso administrativo.

Al tratarse de un complejo declarado Bien de Interés Cultural (BIC), la ley obliga a hacer unos estudios arqueológicos de todo el recinto. Y ha sido en el transcurso de esos trabajos cuando se han producido los hallazgos. Ya en el mes de enero aparecieron dos esqueletos del periodo almohade y posteriormente ha aflorado «una parte de la muralla islámica, dos torres y la barbacana (estructura defensiva adelantada a la muralla). También se han hallado paredes de viviendas islámicas decoradas con pintura mural, según informó ayer la Delegación del Gobierno.

Eso ha obligado a paralizar las obras y a actuar en dos direcciones. Primero se procederá a adecuar y conservar los restos hallados, empezando por las pinturas murales, que están siendo extraídas de su emplazamiento original para colocarlas en soportes específicos y dejarlas en condiciones de ser expuestas.

Por otro lado, se hace necesario replantear todo el proyecto de rehabilitación del Palacio del Temple, ya que los restos islámicos encontrados afectan directamente al aparcamiento, las conducciones y el edificio administrativo de nueva planta que se iba a construir en la parte trasera del patio.

Dada la complejidad de la situación, en estos trabajos participan de manera coordinada el Ministerio de Educación, Cultura y Deportes, la Generalitat Valenciana, la Delegación del Gobierno y el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas.

Hay que tener en cuenta que la aparición de los restos arqueológicos encarecerán el proyecto con toda probabilidad y además lo retrasará en el tiempo, de manera que la Delegación del Gobierno tendrá que seguir pagando un alquiler en la Calle Colón por tiempo indefinido.

Una joya en revisión
El Palacio del Temple comenzó a construirse el 6 de junio de 1761 y es el único de estilo neoclásico que se conserva en la ciudad. En 1978 fue declarado Monumento Artístico Nacional y está considerado como uno de los mejores ejemplos de Arquitectura Ilustrada de la España de Carlos III.

El problema es que no es apto para un uso administrativo normalizado, pues sus viejas estructuras y la protección de la que disfruta impiden, por ejemplo, tener calefacción. Los trabajos que ahora han sido paralizados querían evitar esto, recuperar la esencia del viejo edificio y complementarlo con un edificio nuevo que resultara más funcional.

Valencia conserva 5 tramos de la muralla con distintos grados de protección
La muralla árabe de Valencia, a la que parecen pertenecer los restos encontrados en el Palacio del Temple, es uno de los elementos patrimoniales más ocultos, desconocidos y mal conservados de la ciudad. De hecho, existe un proyecto de recuperación que se cargó al Plan Confianza de la Generalitat Valenciana y que está a la espera de su puesta en marcha. Construida en el siglo XI al convertirse Valencia en capital de un reino de Taifa, hoy en día se conservan cinco tramos perfectamente identificados. En la calle Salinas sobrevive un muro de 2 metros de grosor; en la Plaza del Ángel se conserva un torreón de forma semicircular; en la calle Mare Vella hay otra torre que ha sido rehabilitada como vivienda; en la Galería del Tossal se expone una torre defensiva cuadrada; y en la calle Blanquerías se puede ver también perfectamente rehabilitado un trozo de muralla con sus almenas. Los nuevos hallazgos permitirán avanzar en su conocimiento.